Jose Llubien-Asad

Jose (“Joseph”) Llubien-Asad nació en el sector de San Juan, Puerto Rico conocido como “El Condado”.  Emigró con sus padres a Estados Unidos durante su niñez.  Cursó estudios en las Universidades nortemaricanas de Fordham, Stanford y Santa Monica Pacific alcanzando grados de Maestría en Escritura Creativa y Doctorado en Consejería Psicológica y Servicios Humanos.  

Llubien-Asad comenzó a escribir poemas a la edad de siete anos, arte que cultivó influenciado por grandes poetas modernistas como Ruben Darío, Pablo Neruda, Ann Sexton, Sylvia Plath, entre otros.  Dedicó uno de sus primeros trabajos poêticos, “La Luz que Llega” publicado en From the Belly of the Shark: A New Anthology of Native Americans (1973) por Walter Lowenfels, al poeta chileno, Pablo Neruda.  Tambien ha recibido mención en el Directorio de Poetas y Escritores Norteamericanos.   

 Sus publicaciones literarias incluyen: The River Styks and Other River Crossings: Collected Poems and Plays (2003), Transparencias en Blanco y Negro (2009) y Residences on Kilimanjaro (2009).  Sus poemas son cantados, poseyendo pasos de suspiros de aire que se expresan en frases fluídas, sonidos líricos e imágenes de colores y palabras que sostienen el sueño y la realidad de lo que representa la libertad de expresión en el ser humano.

 

Yo Ya Te Amaba Cuando No te Conocía

 

Tú eres humo blanco, verde y dulce

tú eres miel, caña y azúcar

ondas de humo que vuelan

y saltan y desaparecen

 

Pienso en tí y en tu memoria

y me da hambre animal;

mi espíritu vuela con alas

me hago cóndor rojo y blanco

vuelo hacia ti

 

Tú eres maravilla de las tierras,

de las montañas,

de las aguas verdes y azules

 

De un hombre niño

me enamoré de ti

de tus ojos anaranjados,

de tu boca de tus labios

rojos y dulces,

de tu rostro,

de tus piernas color marfil,

de tu ser

mujer de sueños

 

Vienes bajando de los Andes

aquellas montañas

de pasado y primordial

Como remolinos de viento

como huracán, como volcán

lleno de fuego

y cenizas ardientes

 

Y yo de ti me enamoré

de tu alma solitaria,

de tu ser, de tu sangre,

de tus palabras

absolutas y llenas de  colores

de las miles reencarnaciones,

con estas palabras

te dí mi vida

 

Déjame desaparecerme

dentro de ti mujer

montaña que escalo

día a día

 

Tu abres tus caderas

dándome tu esencia mojada

caliente y dulce,

tus murmullos dicen

que te amo

que te amo

que te quiero

que eres mía

en sueño te dejo abastecida

 

En el mundo de las sirenas

las aguas del mar

cruzan hacia ti

para siempre