Alma Rose Fuentes

Alma Rose Fuentes Morales nació el 22 de noviembre de 1963 en Brooklyn, New York de  padres puertorriqueños.  Fue criada en Puerto Rico desde la edad de tres años.

Cursó estudios en la Universidad de Puerto Rico donde logró los grados de Bachiller en Artes de Bienestar Social y Maestria en Trabajo Social.  En 1990 emigró con su familia a Virginia (E.U.A.) donde ejerció su profesion en los campos de protección de menores, adicción a drogas, salud pública, consejería, psicoterapia, educación y violencia doméstica.  Al momento de esta publicación, cursaba estudios para su segunda maestría en Terapia Conyugal y de Familia en Northcentral University.  Sus hijas Jennifer y Cristina viven en Alexandria, VA.  Ella vive con su amigo, compañero y poeta, Jose H. Llubien-Asad y sus fieles compañeros, Sugar y China en Florida (E.U.A.).  

 

    Influenciada por Gustavo Adolfo Bécker, Garcilazo de la Vega, Miguel de Unamuno y Pablo Neruda entre otros, cada uno de sus poemas está caracterizado por emociones y experiencias  únicas que describen la evolución sentimental en constante transformación, algunas veces creciendo y otras muriendo poco a poco pero que con el tiempo, ayudan a crecer y ver la vida de una manera diferente.  Através de cada verso, Fuentes Morales logra unir la idea, el sentimiento, la palabra y la rima para expresar lo que se siente.  Su primer poemario Matices Escondidos (2014) está en publicación.

 

Poesias

 


Encrucijada

 

De repente llega algo a tu vida

que anhelaste con todas tus fuerzas

lleno de ilusiones, sueños y esperanzas

esperando quizás encontrar sensaciones perdidas.

 

Tiene sabor a la tierra que te vio nacer

y sonido de dulce brisa y olas del mar

tiene el candor en su fija mirada

de verdes montañas de preciosa esmeralda

que te hacen a tu patria lejana recordar.

 

Y la miras sin remedio abismado y perplejo

cuan si miraras un sueño a traves de un espejo

y tratas de las mil y una fromas

de llamar su atención e impresionarlo.

 

Te rompen el alma silenciosas y pesadas lágrimas

de bellos recuerdos de vivencias pasadas

que en aquel paraíso se quedaron suspendidos

cuan cometa que vuela en el cielo infinito.

 

El dolor que sientes en tu envejentado pecho

cada día se engrandece con el deseo de volver

y tus pensamientos sangran cuan desecho

porque tu realidad te estanca sin dejarte mover.

 

Mas llega un día a tu vida envuelta en monótona rutina

una oportunidad esperada pero no buscada de regresar

a aquel paraíso terrenal que ha vivido en ti por siempre

y del cual ni el tiempo ni la distancia te han hecho olvidar.

 

Y te enfrentas sin remedio pero con gran empeño y resolución

a esa lucha escondida que siempre has llevado dentro

de poner pausa y freno a tu mundo presente e inerte

para dar rienda suelta a tu deseo siempre presente

de volver a aquel lugar donde dejaste tu alma y tu corazón.

 

La dirección que tomes en medio de tal encrucijada

dependerá de tu fuerza por hacer realidad una ilusión

y recuperar aunque por poco tiempo todo lo que perdiste

en aquel momento de tu vida de gran transición.


Carencias

 

Llega un momento en la vida

en que te detienes sin razón ni motivo

en medio de la nada

y permaneces en silencio suspendido

cerrando tu boca, tus ojos y tus oídos

pero abriendo tu mente, tu alma y tu corazón.

 

Permaneces inerte e inmóvil

en calma pero impaciente

esperando sin saber cuanto tiempo

por algo que sientes importante

descubriéndote lentamente, poco a poco.

 

Y te trasladas en retrospectiva

por los anales del tiempo pasado y presente

en busca de las huellas que dejaste atrás

de cosas que quizás recuerdas

pero que en el fondo sabes nunca tendrás.

 

Huellas que te acosan, persiguen y seducen el alma

cuan cadenas pesadas e inquebrantables que arrastras

cuan murallas enormes, sólidas e impenetrables

que de tu mente dormido ni despierto logras arrancar.

 

Entonces de manera inconciente logras trasladarte

por un breve y quizás insignificante instante

a aquel momento, aquel espacio, aquella emoción

que te saturo el alma de alegría, paz y felicidad –

sin antecedente ni paralelo…

 

Revives entonces insistentemente

cada sonido, cada gesto, cada imagen y cada sentimiento

y tratas de permanecer allí suspendido pero permanente

perpetuando aquello que palpaste y sentiste

y que con el alma quieres retener cuan inmensa eternidad…

 

Pero sin remedio a la realidad regresasy aquel dulce recuerdo

que lleno tu cuerpo, tu mente y tu espíritu

se desvanece cuan llama que sopla el viento

llevándose consigo la luz que ilumino tu oscuridad,

Llevándose consigo el aire que soplo en ti aliento de esperanza

Llevándose consigo el calor que abrigo la soledad de tu alma.

 

Sollozas y lloras con profundo sentimiento

dejando al descubierto una herida que tal vez no cicatrice nunca;

y lleno de rabia y desvarío te lamentas

una y mil veces despiadadamente renegando

porque regresas muerto a la vida

arrancado de raíz de lo que  mas anhelas

arrancado de tu felicidad mas completa;

regresas sin remedio a la rutina y monotonía

de tu vida vacía llena de carencias.

 

 

Acompáñame

 

Acompáñame por un momento

a un lugar tranquilo y distinto

en medio de la nada;

un lugar donde reina el silencio

y la luz se entremezcla con las sombras

que cubren el mas frágil pensamiento.

 

Acompáñame a respirar un aire nuevo

que sopla suave y despacio tocando cuan tempestad contenida

de compromisos, obligaciones y preocupaciones

que nos arrastran y agobian día a día

cuán pesada cadena con eslabones que pesan y desaniman.

 

Acompáñame a un rincón recóndito

donde la esperanza de algo mejor palpita

constante, firme e inquebrantable

donde la paz y el sosiego se enraízan

profundamente en el alma de quien espera.

 

Acompáñame en pensamiento y palabra

a descargar nuestras pesadas cargas

que nos someten, doblegan y apartan

de la alegría, el descanso y la calma

que aunque no se experimenten, aguardan.

 

    Acompáñame y déjate llevar…